Vivimos una era de grandes cambios económicos, la incertidumbre en los mercados y la inestabilidad de las fuentes de empleo son una constante que nos arropan de una forma escalofriante, la seguridad que brindaba el salario para cubrir las necesidades de una familia se ha convertido en la agonía del empleado. Los trabajadores se ven frustrados porque no pueden cubrir sus gastos. Trabajar más duro no soluciona el problema, el ingreso es lineal y el día solo tiene 24 horas. Para muchos, ser dueños de su propio negocio es el sueño anhelado, el reto es cómo hacerlo y no fracasar en el intento, porque para nadie es un secreto que nueve de cada diez negocios que se abren fracasan en los primeros cinco años; y nueve de cada diez negocios que superan este primer filtro fracasan en los siguientes cinco años.

En el siglo XXI, el network marketing (o mercadeo en redes) encaja perfecto como alternativa de negocios, es evidente que el mundo se mueve por las redes. Hoy las redes han avanzado a espacios más íntimos como la amistad y las relaciones sociales. Con estos avances, la manera en la que hacemos negocios también ha evolucionado, ahora realizamos nuestras compras a través de internet; igualmente, ocurre con el network marketing, las compañías de este ramo le brindan al consumidor posibilidades no solo de afiliarse y adquirir sus productos vía web con descuentos, también ofrecen a sus asociados la oportunidad de desarrollar un proyecto de emprendimiento que les permita mejorar su calidad de vida siendo dueños de su propio negocio.

Una verdadera
oportunidad de negocios

El mercado en redes o network marketing simplemente es una idea de negocios pensada para que cualquier ser humano con deseos de emprender pueda construir su propio negocio, apalancado en la plataforma de la compañía de network marketing con la que decida desarrollarlo. El mecanismo funciona de la siguiente manera: la compañía de network a la que te afilies es un desarrollador de productos o fabricante, que en vez de venderle sus productos a mayoristas e intermediarios de la cadena de distribución, ofrece la oportunidad a sus afiliados para que compren con descuento, que comercialicen sus productos a través de la venta directa al consumidor final, generando así un margen de ganancias por ventas o comercialización.

Asimismo, bajo este modelo de empresa, un emprendedor además de generar ganancias por ventas personales, tiene la oportunidad de ampliar su potencial de ingresos, invitando a más emprendedores a que realicen la misma operación, permitiendo así que el emprendedor construya una red de distribución de productos respaldado por una compañía de network marketing, que generalmente tiene alcance global y ofrece la oportunidad de expandir esa red en todos los países en los cuales tiene negocios, sin la necesidad de invertir dinero en instalar sucursales y manejar empleados en todas esas naciones.

Sistema genuino
de producción
de riqueza

El dinero proviene de la distribución de productos. Sencillamente, las compañías que utilizan este canal de distribución en vez de gastar entre el 40% y 60% de sus ganancias con la cadena de distribución y publicidad tradicionales (mayoristas e intermediarios), comparten ese porcentaje de ganancias con los emprendedores afiliados que crean mercado para ellos, a través del canal de publicidad y comercialización más poderoso que siempre ha existido: de boca en boca, con un sistema en línea que permite automatizar el proceso y registrar operaciones las 24 horas del día en más de 150 países del mundo.

El poder de la
duplicación

Lo más potente de este esquema de negocios es que, si bien al inicio requiere de una buena dosis de tiempo y esfuerzo para la construcción de tus redes de mercado, una vez levantas una organización y formas nuevos líderes, el proyecto te permite construir ingresos derivados del desarrollo de esa red que definitivamente pueden transformar tu estilo de vida, puesto que cada miembro de la red que invitas a formar parte de tu equipo de trabajo tiene la misma oportunidad que tú: mejorar su calidad de vida siendo dueño de su propio negocio.

Sobre este particular, lo interesante es que tanto esa persona que invitaste, como los que él a su vez invite, así como los que invite este último y así sucesivamente, forman parte de tu organización, entonces si bien al principio el crecimiento de esa red depende fundamentalmente del esfuerzo que tú hagas, una vez que vas invitando personas que dupliquen el proceso, se multiplica el resultado, visto que al principio tú invitas a una persona y ésta, a su vez, invita otra. Ya son tres. Si cada uno invita a una persona más ya son seis. Si esos seis invitan una persona, pasan a ser doce y así en más. Este modelo genera un crecimiento exponencial que te permite expandirte, estés presente o no.

Construcción de
activos financieros

Incorporar personas a las redes de mercadeo es solo una parte del proceso, aquí tus ganancias son el resultado del volumen de productos que se muevan en tu red, los porcentajes varían de acuerdo al plan de ventas y mercadeo que cada compañía utilice. La ventaja es que además de ganar dinero por el volumen de productos que seas capaz de vender o comercializar, también tienes la posibilidad de generar ingresos por el volumen de comercialización de tus socios en la red. Esto te permite a largo plazo, si construyes una organización grande con líderes, generar ingresos derivados del desarrollo y evolución de tu red.

En este punto pasas a tener un activo productivo que te genera ingresos todos los meses sin que necesariamente tengas que estar presente ahí, alimentando directamente esa red. En el network marketing los ingresos grandes no provienen de lo que puedas hacer, provienen de lo que seas capaz de crear.

Ahora bien, desarrollar redes de mercadeo no genera dinero fácil, es importante que tengas en cuenta que armar equipos de trabajo con emprendedores que no tienen una obligación de pertenecer a tu organización va a requerir el desarrollo de nuevas habilidades. Para el networker su mayor activo son las personas, ensamblar un equipo de personas que sea capaz de colonizar un segmento de mercado y trabajar en equipo es un reto complejo, que amerita habilidades de liderazgo, inteligencia emocional, inteligencia financiera y empresarial, así como una actitud proactiva para enfrentar las dificultades, el desarrollo de la paciencia necesaria para formar emprendedores novatos y ayudarlos a convertirse en empresarios, así como mostrarles la visión adecuada que les permita llegar del punto de arranque a su destino.

Cooperar es más
potente que
competir

Uno de los aspectos más valiosos de construir negocios de network marketing es que la persona que te invita, al tener la oportunidad de generar ingresos por el volumen de tu red, pasa a ser parte de tu equipo de apoyo, automáticamente. Por el simple interés económico le resulta más conveniente apoyarte a crecer. En vez de salir a competir contigo en el mercado, pone su talento y experiencia a tu disposición para el crecimiento de tu red, puesto que tu crecimiento y el de tu grupo siempre será el crecimiento del suyo. Por ello siempre contarás con la mentoría y apoyo necesario para tener éxito en el desarrollo de tus redes de mercado.

Adicionalmente, visto que tu crecimiento en volumen de negocios impacta directamente al volumen de las compañías de network marketing con las que te asocies, éstas en su mayoría ponen a tu disposición modelos educativos empresariales que te enseñarán a desarrollar las habilidades necesarias para tener éxito, a través de conferencias, audios, libros y material de apoyo. Recibirás la educación necesaria para que, sin importar tu nivel académico o tu procedencia, tengas la misma oportunidad de triunfar que cualquier otro miembro de la red.

La libertad, el valor
más importante

La mayoría de los líderes promueven la posibilidad de construir libertad financiera y personal con el desarrollo de las redes de mercadeo, la oportunidad de negocios se sustenta en la idea de construir un proyecto de libre empresa a tu tiempo, tu ritmo y tus posibilidades, desde tu casa, tu oficina o un café si lo prefieres. La libertad es la premisa que fundamenta el modelo de negocios, además la promesa a largo plazo,
es que puedas construir activos financieros que luego te permitan disponer de tiempo y dinero para hacer tus sueños realidad, ser libre de tener y hacer lo que tu corazón realmente anhela, sin preocuparte por el problema más viejo de la humanidad: la subsistencia.

¿Por qué
emprender a través
del network
marketing?

El network marketing surge hoy como un modelo de empresa que se ajusta a las necesidades de todos los emprendedores, cuenta con un sistema de negocios que te permite desarrollarlo en tu tiempo no productivo, lo que no afecta tu capacidad laboral, al contrario, potencia el ingreso familiar mientras se construye un activo financiero en el largo plazo.

Adicionalmente, contarás con un equipo de asesores y mentores especializados que vivieron el proceso antes que tú y que desde su experiencia te mostrarán el camino al éxito y te guiarán para que evites cometer los mismos errores en que ellos incurrieron. Tomando en cuenta que una asesoría empresarial de este nivel cuesta miles de dólares mensuales para cualquier empresa, contar de forma gratuita con mentoría y un sistema educativo empresarial que te enseñe a desarrollar las habilidades necesarias tiene un valor incalculable.

El futuro del network marketing es prominente, la Federación Mundial de Asociaciones de Venta Directa informó que las ventas directas mundiales aumentaron un 7,7% en 2015, alcanzando los 183.700 millones de dólares, un nuevo récord. En los próximos años, las empresas líderes esperan crear un mercado de ventas que genere otros 3.000 millones de dólares solo en América Latina, que aún sigue siendo un mercado por conquistar para las corporaciones de este ramo.

Finalmente, a través del network marketing tienes la oportunidad de ayudar a otros a vivir ese proceso, mostrarles el camino y acompañarlos en cada etapa, brindar una Oportunidad para mejorar su calidad de vida, hacer equipo con otros emprendedores que compartan los mismos valores que tú y juntos triunfar en la nueva economía, porque al final del día no queremos estar solos en la cima del éxito, además, no es lo mismo construir un imperio producto de cosas banales que construirlo ayudando a otros a ser la mejor versión de sí mismos.

Jesús Salas
jesussalas@larevistaoportunidad.com