Esta sección se fundamenta en los hábitos de riqueza y abundancia que tienen las personas que han alcanzado un estado de prosperidad absoluta, lo cual no implica solo la abundancia material, sino además en otros aspectos de la vida (prosperidad integral).

Antes de empezar a desarrollar el contenido de este artículo y por ser ésta la primera edición de Oportunidad, se hace necesario clarificar cuál es la razón y el propósito de la sección ¿Cómo piensan los ricos?, porque su título podría llevar a pensar al lector de manera equivocada que se trata de personas millonarias hablando de su manera de pensar y de hacer fortuna.

El propósito de esta sección tiene como objetivo fundamental suministrar nuevos hábitos de abundancia y riqueza, para hacer reflexionar al lector y encaminarlo a conseguir todo lo que siempre ha deseado en la vida. Se pretende explorar todos aquellos secretos que permiten que una minoría de seres humanos alcancen el éxito, mientras existe una mayoría que pareciera aún no conseguir la llave que abre estas «misteriosas» compuertas.

Esta sección se fundamenta en los hábitos de riqueza y abundancia que tienen las personas que han alcanzado un estado de prosperidad absoluta, lo cual no implica solo la abundancia material, sino además en otros aspectos de la vida (prosperidad integral), que conforman ese trayecto hacia el éxito que en la mayoría de los casos tiene como consecuencia la prosperidad material y económica, lo cual implica que la prosperidad material no es la finalidad, es solo la consecuencia de un proceso que nos va a ir preparando para recibir esa forma de abundancia. Sin embargo, erróneamente siempre imaginamos lo contrario. Esta sección está destinada a que usted alcance el éxito y la abundancia desde el interior.

Estoy convencido de que las personas que han aprendido a manifestar la abundancia tienen un método para encontrar ese estado de prosperidad, de hecho si estas personas fueran despojadas de sus riquezas materiales, seguramente sería cuestión de poco tiempo el poder materializarlas nuevamente, por cuanto conocen cómo funcionan los principios de la riqueza y saben que son inherentes al ser, por cuanto somos abundantes por naturaleza, solo debemos aprender a utilizar esa magia que se manifiesta a través de la aplicación de algunos principios.

A través de esta sección el lector podrá conocer esos secretos que están contenidos en cada uno de esos hábitos de abundancia y que no están reservados para algunos privilegiados, están a disposición de todos nosotros, solo debemos conocerlos y aplicarlos de manera consciente en cada uno de los aspectos de nuestra vida.

Nuestro propósito es develar uno a uno los hábitos de éxito y abundancia que son producto de múltiples conversaciones con personas que han podido alcanzar este anhelado estado, así como de un gran trabajo de investigación literaria realizado. Esta sección se convertirá en una guía útil para la realización de tus sueños.

Ahora bien, una vez aclarado lo anterior, hemos seleccionado para esta edición el principio Ser, hacer y el tener. La primera vez que escuché algo en relación a este principio fue en un audio de Luis Costa, gran líder de la industria del network marketing, quien explicaba la incorrecta interpretación que aplicábamos los seres humanos a este principio, lo cual me causó gran curiosidad.

Ciertamente, desde que iniciamos la vida en este mundo, nuestro círculo de influencia (familia, sociedad, etc.) nos invade de comentarios y sugestiones que empiezan a formar en nosotros creencias relacionadas a la importancia del tener, atribuimos estados emocionales como la felicidad al tener, los mayores placeres de la vida están prácticamente supeditados al tener, lo que es más grave, consideramos que la finalidad de transitar por esta vida está condicionada al tener. Mientras más posesiones materiales llegamos a conseguir, erróneamente tendemos a pensar que estamos encaminados a realizar nuestro propósito de vida.

Mientras más posesiones materiales llegamos a conseguir, erróneamente tendemos a pensar que estamos encaminados a realizar nuestro propósito de vida

Cuántas veces hemos escuchado cosas como: el hábito hace el monje o vales lo que tienes, todo ello se debe a que estamos asociando que nuestra evolución y crecimiento guardan relación con el tener, con adquirir cosas materiales para luego solo parecer. No significa ello que sea negativo tener cosas materiales, por el contrario, es fascinante poder tenerlas cuando transitamos por el orden lógico en el proceso del ser, hacer y el tener.

Tanto el ser, el hacer como el tener son indispensables para conseguir eso que tanto anhelamos, sin embargo, debemos poner nuestra atención al orden lógico plasmado en este principio. Podemos tener absolutamente todo lo que anhelamos, dentro de lo razonable, pero antes debemos cambiar nuestro nivel de consciencia y luego tomar la decisión de llevar a cabo ciertas acciones necesarias para conseguirlo. Por el contrario, estamos convencidos de que primero debemos tener lo que necesitamos, para luego poder tomar la decisión de hacer, para finalmente llegar a ser lo que anhelamos.

Por esta razón la mayoría de las personas pasan la mayor parte de sus vidas esperando a tener esas maravillosas condiciones para tomar la decisión de emprender nuevas acciones, lamentablemente, esas condiciones en la mayoría de los casos nunca llegan. Lo fantástico de iniciar nuestro proceso desde el ámbito del ser radica en que puedes hacerlo de manera inmediata, es solo cuestión de una decisión que te llevará a ver tu vida con otros lentes, desde una nueva perspectiva.

Bien lo expresa el escritor y locutor venezolano Álvaro Pérez-Kattar en su excelente obra ¿Optimista, yo? “Una vez que tenemos claro cuál es nuestro propósito, debemos ser y sentirnos merecedores de eso que queremos, pues todo lo que hemos de lograr en esta vida parte de la sensación de merecimiento. Luego debemos hacer lo necesario para obtenerlo y, finalmente, tener el resultado de ese trabajo”.

Otro aspecto de importancia está en que todo lo relacionado con el ámbito del tener es meramente transitorio, no podemos retenerlo con nosotros aunque lo intentemos con todas nuestras fuerzas, su naturaleza es material y por ello fluye constantemente a través de nuestras vidas sin saber exactamente cuándo se marchará.

Por el contrario, todo relacionado al ámbito del ser es permanente. Una vez que lo hacemos parte de nosotros ya nada puede arrebatárnoslo. Muestra de ello, es que los grandes seres humanos de nuestra historia, enfocaron su atención en el ser y pudieron trascender más allá de su desaparición física, no precisamente por aquello que tuvieron.

Las personas tenemos el mal hábito de intentar cosechar antes de haber sembrado, nos resistimos a vivir el proceso necesario para conseguir todas aquellas bendiciones que nos esperan. Debemos entender que, así como la cosecha, también funciona nuestro poder de crear nuestros sueños y deseos, pero primero debemos pagar el precio de vivir ese proceso que nos prepara a recibir cosas inimaginables.
Todas las personas que han conseguido cosas importantes en sus vidas han tenido que pagar un precio y vivir un proceso que los preparó para recibir aquello que aguardaba. Detrás de ese gran éxito, fortuna, fama, etc., existe un proceso transformador y preparatorio, del cual nosotros poco conocemos y que en consecuencia nos vemos tentados a atribuírselo a la suerte u otro factor. Nada más lejano a la realidad. Todas esas grandes hazañas esconden detrás un gran proceso que terminó convirtiendo a esas personas en exitosas.

Todas esas grandes hazañas esconden detrás un gran proceso que terminó convirtiendo a esas personas en exitosas

Siempre estamos en busca de aquello que creemos que está por allí en algún lugar desconocido y lejos de nuestro alcance, olvidando por completo que realmente está oculto en nuestro propio ser.

Implementa cambios desde hoy y empieza a sentirte próspero, saludable, exitoso, feliz, bendecido… luego emprende nuevas acciones a través del proceso preparatorio que sin lugar a dudas te llevará hacia los sueños que más anhelas. Puedes hacer los cambios en tu ser desde ya. ¡Todos los recursos necesarios se encuentran en ti!

En las siguientes ediciones trataremos cada uno de los hábitos que cambiarán tu vida y que te proporcionarán una guía necesaria para identificar tu propósito y afrontar ese proceso necesario para conseguir todo aquello que siempre has deseado.

Dios guíe tus sueños.

César Millán
cesarmillan@larevistaoportunidad.com